CONDENADA

La vida seguía jugándome malas pasadas. De repente me vi sola en ese oscuro callejón, sin más compañía que mi miedo y el extraño presentimiento de que algo malo iba a suceder.
Mi instinto hizo que retrocediera sobre mis pasos, pero era demasiado tarde, él estaba allí, me había encontrado.
Llevaba meses intentando dejar atrás mi pasado, intentando empezar de nuevo pero el destinto una vez más parecía querer condenarme. En ese preciso instante sentía aún mas el peso de la marca de mi espalda, me iba hundiendo poco a poco y parecía que no podía hacer nada para evitarlo. Me di cuenta de que estaba condenada para siempre. La oscuridad me arrastraba, ya empezaba a ver el final del túnel, el infierno.
Mi familia procedía de una larga estirpe de brujos, humanos con poderes que les habían sido concedidos por seres infernales que los utilizaban a su antojo. Ellos pensaban que habían sido bendecidos pero para mi era una condena eterna.
Interminables generaciones cuyo único objetivo en la vida era hacer el mal, rechazar otra condición que no fuera la suya e imponer sus normas.
Desde que tuve uso de conciencia yo sabía que era diferente, no pensaba ni sentía como ellos, es muy duro decirlo pero odiaba a mi propia familia.
Lo sentí detrás de mí y una corriente fría recorrió mi espalda, sabía que tenía que reaccionar pero mi mundo se había detenido a observar el final de la vida que yo más deseaba y el comienzo de una sumisión eterna.
Reacciona Susan, me decía mi cabeza, y después de unos segundos que para mi fueron eternos observé los alrededores en busca de alguna escapatoria. Y aunque no sabía si me iba a dar tiempo me arriesgué, Sebastian estaba demasiado viejo, no será tan rápido como yo, y entonces me lancé hasta el enrejado de alambre, cogí impulso y salté. Después de todo, había estado poniéndome en forma durante estos últimos meses, sabía perfectamente que algún día me vería en esta situación.
A Sebastian, lo cogió desprevenido y perdió un tiempo valioso el cual yo había aprovechado para saltar la verja y correr disparada hasta la calle principal. Me siguió pero se dio cuenta que su aspecto llamaba demasiado la atención. Maldijo para sus adentros e informo de lo sucedido sabiendo que sus noticias le traerían dolorosas consecuencias. Se preparó para lo peor.

Seguir Leyendo...


Corrí hasta quedarme sin fuerzas, subí las escaleras de mi apartamento y eché el cerrojo. Lo he conseguido, me dije, sabía que esta vez me había librado, pero también sabía que huir era lo mejor que podía hacer.
Me iba a pegar una ducha cuando de pronto el teléfono empezó a sonar, y sin poder evitarlo mi cuerpo se puso rígido, ¿serán ellos….?, no puede ser, tan pronto…dudé, pero decidí cogerlo, huiré si hace falta pero no antes de plantarles cara…
Descolgué pero mi boca no pudo pronunciar ni una sola palabra, entonces alguien empezó a hablar.
-Puedo ayudarte
-…
-No soy uno de ellos, puedo ayudarte
-…
-Susan, tú no me conoces pero yo a ti si, y si quieres que te dejen en paz, tendrás que confiar en mí. Yo antes era como tu y lo sigo siendo pero ahora ya no me pueden encontrar…ya no estoy marcado y si quieres puedo ayudarte, depende de ti.
-¿Dices que ya no estas marcado? ¿Como es posible?
-Reúnete conmigo en la vieja fábrica de redes y te lo explicaré
-…
-Es un riesgo que vas a tener que correr si quieres llevar una vida normal.
Colgué. No quería seguir escuchando más, no quería creer, no quería hacerme falsas esperanzas, eso me dolería demasiado. Pero mi mente corría en sentido opuesto a mi corazón ¿y si realmente ese chico puede ayudarme? No podía dejar pasar esa oportunidad, tenía que arriesgarme.
Cogí todas las armas que podía llevar y las metí en mi mochila. No podía arriesgarse a que fuera una trampa y me cogieran totalmente desarmada, lucharía hasta el final.
Bajé las escaleras de tres en tres y me desvanecí en la noche, tenía que ser tan sigilosa como un depredador si no quería que me volvieran a encontrar, ahora que sabían donde estaba.
Me detuve a observar la vieja estructura de la gigantesca fábrica, nunca había estado tan cerca de ella, era verdaderamente imponente. La puerta de atrás estaba entreabierta, saltaron todas mis alarmas poniéndome lo más alerta posible. Deslicé mi mano y abrí la puerta un poco más para poder observar lo que me esperaba en su interior. Pero antes de poder ver nada una voz sonó en su interior.
-Sabría que vendrías Susan.
No sabría decir el porque pero en ese preciso instante mi cuerpo se relajo por completo, sentí que no había amenaza, y me decidí a entrar.
A lo lejos pude observar su silueta, alta, delgada y al darse la vuelta el azul de sus ojos centelleó en la oscuridad, me quede sin habla.
A medida que se iba acercando podía verlo mejor, cuando llegó a mi lado su belleza hizo que mi corazón dejara de latir un instante, un instante interminable.
-Me llamo Jared
Tardé en reaccionar pero al fin pude hacerlo
-Ho-Hola, yo soy Su-Susan
-Lo se, te he estado observando
-¿A mi? ¿Por que?
-Desde que has llegado a la ciudad he notado tu presencia, no puede contenerme y me dejé guiar hasta ti.
-¿Qué has notado mi presencia? dijiste que ya no estabas marcado… ¿Cómo puedes seguir teniendo poderes?
-Que no este marcado, no significa que se hallan ido mis poderes, la marca simplemente era una manera de poder localizarnos, nada mas. Jamás podrás deshacerte de tus poderes….
-Yo intento no hacer uso de ellos, si los utilizo ellos seguirán mi rastro.
-lo se, pero si dejas que te ayude podrás usarlos libremente como yo y ellos jamás te encontrarán.
De repente mi mundo se tambaleó, mis piernas flaquearon y mis rodillas cayeron al suelo como si pesaran una tonelada y llevara siglos soportando su peso. Caí al suelo y las lágrimas salieron de mis ojos sin ni siquiera darme cuenta. Entonces Jared, se arrodillo a mi lado e hizo algo que llevaban años si hacerme, me abrazó. Me abrazó con una ternura que no esperaba, pasó su mano por mi mejilla y limpió mis lágrimas. Y así en silencio dejó que soltara toda la pena que llevaba acumulando toda mi vida.
Cuando abrí los ojos estaba amaneciendo, los rallos de luz entraban por las ventanas y yo estaba totalmente desconcertada. Había despertado en la misma postura en la que me había quedado dormida la noche anterior, Jared no se había movido ni un instante, había aguantado mi peso en esa postura toda la noche.
-Yooo….huy de verdad lo siento, debes de estar destrozado, toda la noche así, sin moverte…
-No debes preocuparte por mí.
-Debiste despertarme.
-Sería lo último que haría en la vida, tu mente estaba totalmente en calma, no podía romper toda esa tranquilidad.
-Yoo no se que decir. Gracias
-No tienes que dármelas, pero ahora tenemos que movernos si queremos llegar a junto Lían antes de que sigan tu rastro y te encuentren.
-¿Quién es Lian?
-La persona que va a librarte de tu condena.
Pensé que iríamos andando, ocultos entre los edificios para que no nos pudieran ver, pero no, estaba totalmente equivocada, en la parte de atrás de la fábrica una moto enorme estaba esperando a que nos montáramos en ella.
-¿Va-vamos a ir en “eso”?
-Eso es mi moto, y si, iremos en ella. Te gustará, ya lo veras.
-Si tú lo dices…
El viento me acariciaba la cara, una sensación de calma se había instalado en mi cuerpo y me hacía vibrar, hacia tantos años que no me sentía así, mas bien podíamos decir que nunca, nunca me había sentido así, viva.
Después de mas de una hora montados en “esa” cosa, que prácticamente volaba, Jared, se desvió por un camino que nos condujo al bosque, entonces la moto se paró.
-Hemos llegado
-…
-He dicho que hemos llegado, si quieres, claro, puedes dejar de agarrarme como una posesa y bajar de la moto…
-Oh!! Si claro, perdón, es que ibas tan rápido que me he tenido que agarrar a ti más fuerte, pensé que salía disparada...
-No mientas, si en el fondo sé perfectamente que no quería soltar este…cuerpo.
Su sonrisa me deslumbró totalmente, despertando en mi sentimientos ya olvidados.
-Prefiero no contestar a eso…
-Venga que era una broma no pongas esa cara.
-¿Entramos?
-Por supuesto
Jared entró sin ni siquiera llamar a la puerta. Directo a la cocina, abrió la puerta de la nevera y prácticamente la vació…
-No me mires así, tengo un hambre que no aguanto. ¿Quieres comer algo? debes estar hambrienta.
-No gracias, mis nervios han encogido mi estomago o mas bien han acabado con el.
Antes de que Jared pudiera contestar una voz sonó a mi espalda, una voz que pronunció mi nombre.
-Tú debes de ser Susan. Jared me ha hablado mucho de ti.
-¿De mi? Pero si no me…
-Te ha estado…observando, conoce muchas cosas sobre ti.
Yo me había quedado sin palabras. No sabía que Jared le hubiera hablado de mí a nadie, no sabía que me conociera tanto, me sentía totalmente desconcertada.
-Bueno, tampoco hay que exagerar. Simplemente sabía que estabas en la ciudad y poco más eh!
-Lian sonrió y prefirió que fuera Jared el que le contara sus “observaciones” a Susan.
-Jared me ha dicho que puedes ayudarme, que puedes quitarme la marca de mi espalda, que así ya no me encontrarán.
-Es cierto, te puedo ayudar. Esa marca que llevas a la espalda tan solo es un…como explicarte, un rastreador, con ella te pueden tener localizada. Has hecho bien no usando tus poderes, si lo hubieras echo tu rastro sería mas fuerte y te habrían encontrado antes.
-¿Y que pasará cuando me quites la marca?
-La marca anulará la conexión que tienes con ellos. Para ellos eliminar esa conexión significará que has muerto. Tus poderes no desaparecerán, nunca lo harán. Podrás utilizarlo ya que ellos ya no te podrán rastrear. Aunque siempre tienes que tener cuidado, si alguien sabe de tus poderes puede llegar a sus oídos y todo esto no habrá servido de nada.
-¿y como me la quitarás?
-Eso es algo un poco más delicado. Solo podremos quitártela a medianoche, donde las fronteras entre mundos y dimensiones son más sensibles. Pero tengo que ser sincero contigo. Te dolerá. Y Mucho.
En ese instante Jared se giró, la expresión de su cara se había endurecido.
El recuerdo de ese dolor lo llevaba marcado para siempre en su cabeza. Jamás lo olvidaría y no le gustaba saber que a ella le iba a pasar lo mismo. Después de estar meses observándola, esa chica le había echo sentir muchas cosas. No quería que sufriera.
-Lian, ¿no existe otra forma?...otra manera de hacerlo…yo...no...
-Sabes que no Jared.
-Es que no quiero que sufra, no quiero que pase lo que he pasado yo.
Me sentía confundida, Jared no quería que sufriera y eso me hacía sentir extrañamente confusa.
-Bueno tampoco creo que sea para tanto, de todos modos, no tengo alternativa, prefiero sufrir un momento pero luego ser libre.
-No será un momento Susan, durará horas y ese dolor te quedará marcado para siempre.
-No tengo otra opción. No me voy a echar atrás ahora.
Hubo un silencio que pareció ser eterno, me sentí incomoda y salí a fuera, necesitaba estar sola.
-Prepararé todo entonces, dijo Lian.
La noche calló y la oscuridad arrastraba todo a su paso. No paraba de darle vueltas a la cabeza. Pensaba en que mañana a estas horas sería libre, libre de verdad. Tendría una vida. Una lágrima descendió por mi mejilla.
-Te vas a congelar aquí fuera. Entra, necesitas descansar y comer algo. Me dijo Jared
-Ahora entro.
Cenamos, nos distrajimos un poco antes del gran acontecimiento, y al fin puede relajar mi mente un poco y olvidarme de todos mis miedos. Las risas resonaban en el bosque, Jared era súper gracioso, no paraba de contar historias divertidas, yo sabia que lo hacia para hacerme reír y que me olvidara por un momento de todo. Se lo agradecí en silencio.
-Va a ser la hora Susan. Deberías prepararte.
-¿Qué debo hacer?
-Bajaremos al sótano, ahí realizare el hechizo.
Bajamos en silencio, un silencio denso y espeso lleno de palabras que no se decían en voz alta. La preocupación la llevábamos escrita en la cara.
-Debes tumbarte ahí, en el centro de ese circulo. Boca abajo y dejando al descubierto tú marca.
Jared no decía nada, estaba totalmente callado, su cara reflejaba todo lo que no decía con palabras.
-Pase lo que pase no salgas del círculo. Al principio estarás consciente pero luego entraras en una fase de ensoñación la cual no quiere decir que no vallas a sentir nada.
-¿Durará mucho?
-Toda la noche.
No puede evitar que mi rostro se ensombreciera, la inquietud empezaba a hacer mella en mí. Estaba asustada.
Una vez dentro del círculo, Jared se armó de valor y se acercó a mí. Me cogió la mano y me dijo:
-Me gustaría mucho poder estar así, a tu lado cuando empiece todo, pero no podré. Solo tú podrás estar en el círculo cuanto empiece todo.
-Estaré bien, no te preocupes.
-¿Cómo no voy a preocuparme? Yo ya he pasado por esto, se lo que vas a sentir, se lo que va a pasar…
-Mañana seré libre, eso es lo que cuenta.
Lían se había marchado y los había dejado solos, les quería ofrecer un momento de intimidad.
Entonces en ese momento Jared apretó su mano con más fuerza, tiro de ella y la abrazó, la abrazó como si fuera su último abrazo, se apartó de ella, la miró a los ojos confesándole con la mirada todos sus sentimientos, entonces la besó. Primero con ternura, despacio, saboreando el aroma de sus labios, pero luego la pasión hizo mella en el y la ternura quedó a un lado dejando paso a la pasión. Al odio de tener que dejar que pasara por ese sufrimiento sola, de no poder hacerse de otra forma.
Su beso abrasaba mis sentidos, me nublaba el pensamiento y hacía que ardiera la pasión por todo mi cuerpo. Me deje llevar por el, por mi. Me sentí feliz. El destino al fin tenía otro camino para mi, Jared.
Se oyeron pasos descender por la escalera y sus cuerpos se tuvieron que separar.
-Es la hora
Sus manos se soltaron pero ambos sabían que sus lazos seguían unidos, unidos para siempre.
Después de salir de aquel infierno en el que había estado toda lo noche, intenté abrir los ojos, me ardía el lugar donde había estado mi marca. Pero a pesar del tremendo dolor que me había arrastrado a un estado donde todo era sufrimiento, estaba feliz. Feliz porque sabía que al abrir los ojos vería esos ojos azules que me habían cautivado la noche anterior.

16 comentarios:

Ani dijo...

Bueno chic@s, aquí os dejo un relato entonces. Se me ha ocurrido esta noche, espero que os guste, yo no soy escritora pero intento hacerlo lo mejor posible.
Un besito y espero vuestros comentarios para ver que os ha parecido.

-Dimkaa- dijo...

Ho!! oye Ani eres buena este relato me perecio muy bueno.me hubiera gustado que la historia continuara mas :(
Deverdad ers buenaa y Mil gracias por pasarte a leer mi historiaa !!!

Se te aprecia mucho!!

Ani dijo...

Un millón de gracias Dimkaa!!!la historia la hice en plan relato corto...para ver q tal le parecia a la gente...a ver si se animan y me comentan un poquillo mas, xq tengo otra historia en mente y esta pues me gustaria alargarla mas....

Anit dijo...

Pues que puedo decir...Que tienes una narrativa interesante. Que tu historia es original y que tendría que volver a nacer para escribir como tú XD.Te iba a mandar un micromicrorelato,pero creo que si no quiero quedar en ridículo, es mejor ser prudente y no hacerlo T_T. Jajaja, muy bueno tu relato.

Ani dijo...

Hola Anit!!!me alegro mucho de que te halla gustado xD espero mejorar con la practica. Pero no menosprecies tu relato, seguro que es bueno...podias ponerlo para que todos lo leyesemos....cada uno escribe a su manera, cada uno tiene su propia manera de contar las cosas, eso no quiere decir que sea mejor o peor...
un besito

Esther dijo...

Me encantaaaa, quiero más jeje.

Iris dijo...

Hola Ani, me ha gustado mucho, has creado una historia muy interesante, que si fuera tu, continuaría escribiendo, a mi me tendrías ahí para leerla.

Besos

LuPi LuKe dijo...

Está muy bien! Final abierto, habrá segunda parte?

Ani dijo...

Hola a todaaaasss!!!
bueno os comento que en principio no habrá segunda parte....jooo jajaja es q esta fue una historia de "prueba" x llamarlo de alguna manera para ver si gustaba o no, x eso todos los echos sucedieron tan rapdio, ya que es un relato nada mas. Como me habeis animado pues ahora estoy con otra historia que esta si será mas larga....igual la voy poniendo pues x capitulos o algo...en breve iré pondiendo algo, espero q os guste!!!
muchisimas gracias a todas :)

Ade dijo...

¿Cómo puedes decir que no eres una escritoria? Creo que no te has parado a leer lo que escribes, de lo contrario cambiarias de opinión.

¿La historia que escribirás será la continuación de este estupendo relato o no tendrá nada que ver?

LuPi LuKe dijo...

Ani, ves como eres buena escritora... a ver si me animo yo, por ahora he subido el comienzo de una historia en mi blog personal... tengo que trabajar más la constancia de mis hábitos... leer y escribir más frecuentemente no sólo por impulsos... eres un crack!

Ani dijo...

Sois estupendas, en serio...la verdad es q no se q decir...la historia q estoy escribiendo pues es otra historia distinta a esta, no es continuacion ni nada. Espero currarmela mas ya que esta me salió así de sopeton....y ya que me estais inamando tanto pues la ire poniendo como x capitulos... a ver q os parece, pero tengo q deciros q me da algo de miendo xq igual no os gusta o os defrauda yo q se!!!!!
besos a todas

Flopii dijo...

Ani: Hey me encantó tu relato!!!!! Es una gran idea para un libro! Sé que no lo vas a seguir alargando pero tenés que considerarlo, sos una graaaaan escritoraaaa! No te menosprecies.
Espero con ansia el siguiente relato
Flopii.

Ani dijo...

Gracias Flopii!!!
en este no habrá segundo capi, pero he escrito otro en el q si habrá!!!espero subir pronto el segundo, pero es q estos dias no he tenido tiempo....

arquieta dijo...

Muy interesante, pasare de vez en cuando a leerte. Vi tu blog en papelenblanco ;P
a ver si puedes pasar por el mio, es mas sencillo y digamos amateur, pero por algo se empieza http://literaturaymusica.wordpress.com/
Que andes bien

hada fitipaldi dijo...

Hola Ani, me ha encantado tu relato; acción, diálogos picantes, misterio, algo desconocido que hay que descubrir, peligro y persecución. Has mezclado los ingredientes, y la explosión resultante es muy buena. Sigue con ello, te sigo guapa!!!!

 
El placer de soñar leyendo © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina Related Posts with Thumbnails