MENTAL "Capitulo 9"

La vida real volvía para mí. Después de pasar dos días maravillosos con Matt, el trabajo me reclamaba. Me costó una barbaridad levantarme y ponerme las pilas, estaba en un estado de ensoñación permanente, y eso no era nada bueno.
Me fui temprano del apartamento de Matt, necesitaba un poco de tiempo para mí antes de ir al trabajo, ya que esta semana, desgraciadamente me tocaba trabajar por las tardes.
En cuanto llegué a mi apartamento lo primero que hice fue mandarle un mensaje a Derek, me sentía súper culpable por haberlo abandonado este fin de semana, apenas había hablado con el, me había llamado varias veces pero solo le había cogido una, y aún por encima le corté enseguida diciéndole que ya le contaría, y se que lo había dejado preocupado. A la noche, como buena amiga, tendría que pasarme por su casa a disculparme y a ser sometida un tercer grado.
Después de pegarme una ducha y bajar a hacer la compra, cociné algo rápido, unos espaguetis, que me comí con muy pocas ganas. Cuando me di cuenta eran casi las tres de la tarde, así que apuré el ritmo para no llegar tarde al trabajo.
La tarde parecía que pasaba a cámara lenta, las horas no daban pasado y el tiempo parecía hacerse interminable. En mi cabeza miles de cosas no paraban de dar vueltas, mareándome, confundiéndome y preocupándome. Hasta hace poco llevaba una vida de lo más normal, si leer el pensamiento de la gente y tener pesadillas con una cosa repugnante era llevar una vida de lo más normal claro. Pero para mi, era mi vida, y si, era normal. Sé que no tenía muchos amigos, pero bueno, con Derek, era más que suficiente, y solíamos divertirnos bastante. Pero ahora, desde que todo se complicó apenas tengo tiempo de estar con él y divertirme. -Esto tiene que acabar- me dije a mi misma.
Este último pensamiento invadió totalmente mi cabeza hasta que al fin era medianoche y mi turno estaba a punto de terminar. 

Seguir Leyendo...


Llamé a Derek en cuanto salí.
-¿Estás dormido? Le pregunté
-Sabes que me acuesto tarde. Me dijo
-¿Te importa si me paso por ahí? Le dije con voz de pena.
-Sabes lo que te espera si te pasas ¿verdad? Me dijo todo serio.
-Lo sé.
-Bien, entonces nos vemos.
Apuré el paso para llegar lo más rápido posible a casa de Derek, desde que hace unos días esa cosa me había perseguido por la calle no quería andar sola a esas horas de la noche. Aunque por otro lado, una parte de mi deseaba encontrarse cara a cara con esa criatura y poder hacerle frente, poder averiguar que es lo que quería de mi. Y mientras pensaba eso un plan empezaba a crecer en mi cabeza.
Cuando quise darme cuenta ya estaba en el apartamento de Derek, y este me miraba con cara de muy pocos amigos.
Antes de que pudiera decirme nada y echarme la bronca, me disculpé.
-Lo siento mucho Derek, no estés enfadado, lo que menos necesito en estos momentos es una bronca de las tuyas. Le dije cansada.
-Pero por lo menos comprenderás que lo esté ¿verdad?
-Claro que lo entiendo, por eso he venido Derek. Necesito hablar contigo, necesito contarte todo lo que me ha pasado estos dos días, y la verdad es que es una locura, igual es mejor que ni te lo cuente…
-Empieza ya soltar por esa boquita, señorita! Me dijo muy serio.
-Pero prométeme que no te vas a enfadar aún más conmigo…
-No me hagas prometer algo que no se si voy a poder cumplir Karen.
-Está bien.
Mientras le contaba lo sucedido a Derek, su cara iba cambiando descontroladamente, desde la preocupación, al miedo y luego hasta la rabia, que finalmente fue la que se apoderó de él.
-¡¡¡¡¿Me estas diciendo que has dormido en casa de ese tío que conoces de apenas unos días?!!!
-Por favor Derek, pero si tu te traes aquí a chicas que solo conoces de una noche, dije bufando.
-¡No es lo mismo! Dijo cruzando los brazos y dándose la vuelta.
-Ah claro, no es lo mismo… ¡no tengas tanto morro!
-Espero que no se halla aprovechado de la situación, porque como te halla puesto un dedo encima yo….
-Por favor Derek, que ya soy mayorcita… Le dije bajando la mirada, mientras notaba como mis mejillas iban cogiendo color.
Derek al darse cuenta abrió la boca para soltar unas cuantas palabrotas e improperios, pero yo lo calmé a tiempo.
-¡Solo han sido unos besos! Y ni siquiera ha sido él el que se ha aprovechado de mí, en tal caso, creo que he sido yo la que me he aprovechado de él.
-¿Solo unos besos? Oh! vamos Karen, si me dices que fuiste tu la que se ha aprovechado de él, entonces no creo que hallan sido solo unos besos… ¿Cuánto tiempo llevas sin estar con un chico? Has debido de dejar al pobre chaval destrozado, se dijo aguantando la risa.
Mientras me empezaba a arder la cara, y no precisamente por la vergüenza, le tiré un cojin que le dio totalmente en plena cara.
-Auuuu, dijo frotándose la cara.
-Te lo has ganado.
Así pasamos un buen rato jugando a las peleitas como hacíamos muchas veces, parecíamos niños de 5 años, pero era una buena manera de divertirnos… Cuando miré el reloj, casi se me paró el corazón.
-Oh mierda, pero si son casi las 2!! Es tardísimo y tu mañana madrugas… me voy.
-Ah no! de eso nada, no te pienso dejar que te vallas a estas horas de la mañana tu sola para casa. Ya me ha pesado bastante dejarte ir el otro día, mira como acabaste. Te quedas.
- Pero…
-No hay peros que valgan, Karen. Además mañana trabajas de tarde, podrás irte a casa por la mañana. Dijo rotundamente.
-¿No tengo opción verdad?
-No.
La cama de Derek era enorme, siempre que dormía allí lo hacía con él. Como se suele decir, “juntos, pero no revueltos” aunque en esta ocasión, tengo que reconocer que me sentía un poco mal durmiendo a su lado. No podía sacarme de la cabeza a Matt, al perfume de su cuerpo, y a sus caricias.
Con ese malestar en el cuerpo me quedé dormida. Y una sensación más que familiar empezó a recorrerme el cuerpo. Hacía varias noches que no tenía esa horrible pesadilla, me suponía que debía ser porque esa cosa al fin me había encontrado y ahora vagaba por mi mundo. Ya no le hacía demasiada falta acosarme por las noches mientras dormía ya que ahora podía hacerlo aquí, en persona, en mi mundo. Por eso me sorprendí cuando me vi inmersa en toda esa oscuridad, al principio sentí pánico, pero luego recordé lo mucho que quería encontrarme cara a cara con esa criatura, así que me armé de coraje y esperé, sin mover ni un solo músculo de mi cuerpo.
De pronto algo tiró de mi brazo, con tanta fuerza que pensé que me lo arrancaba, me sobresalte y me di la vuelta inconscientemente, aunque sabía que en medio de esa oscuridad no iba poder ver nada, pero si podía oír, y sabía que quien había tirado de mi brazo era Matt.
-¿Se puede saber que haces aquí quieta? Muévete ya!! Me gruñó.
Iba a protestar pero pensé que este no era un buen momento, Matt no parecía que estuviera de muy buen humor.
Como siempre que estábamos aquí, corrimos en medio de la nada hasta llegar a esa habitación tan familiar. Una vez recuperado las fuerzas me acerqué a Matt, necesitaba abrazarlo, sentir su piel, oler el perfume de su cuerpo. Pero una vez que me acerqué lo suficiente para poder tocarlo, Matt se apartó de mí y su cara me revelaba que no estaba de muy buen humor como había podido intuir hacía un rato.
-¿Dónde andas metida? Me preguntó enfadado.
-Pues… estoy en casa de Derek, le dije.
-¿A estas horas y durmiendo? Me preguntó aún más enfadado.
-Bueno, si, no… Vine a verlo y se nos hizo tarde…y… bueno, me quedé a dormir aquí. Derek no quería que me fuera sola para casa a estas horas y…
-Es suficiente, me cortó. Me tenías muy preocupado Karen, te estuve esperando en el portal de tu edificio un montón de tiempo. Te fui a recoger al trabajo, pero cuando llegué ya te habías marchado. Fui hasta tu casa y esperé hasta que se me agotó la paciencia. Me costó mucho encontrarte y saber donde estabas, estoy tremendamente agotado.
Sus palabras me habían dejado sin habla. No sabía que decir, me sentía fatal, culpable por estar durmiendo en el apartamento de Derek y además compartiendo cama, si se entera Matt me mata, pensé. Pero ya era demasiado tarde, ya que Matt se había enterado, lo pude sentir en mi cabeza.
-¡¡¿Qué estás durmiendo con el?!!! Me gritó.
Me agarré la cabeza como queriéndomela arrancar y le grité.
-Ya basta Matt, no te comportes conmigo como si fueras mi novio. Siempre he dormido con Derek en su cama, somos amigos, y no veo porque ahora no iba a hacerlo. Le dije.
Entonces él se acercó a mí sujetando mis brazos con fuerza. Sé que quiso gritarme y decirme miles de cosas que ya empezaban a salir disparadas de su cabeza, pero las cortó, sacó todos esos pensamientos y lo único que hizo fue abrazarme y apretarme contra su cuerpo con todas sus fuerzas.
-Lo siento, me dijo. No sabes la noche que he tenido… y cuando supe que estabas en casa de Derek, me enfurecí muchísimo, incluso pensé que no me quedaría dormido… y tampoco sabía si esta noche estarías aquí.
Me conmovieron mucho sus palabras. Jamás había llegado a tener a nadie a mi lado que se preocupara de esa manera por mí.
-Perdóname, le dije. Me siento fatal por estar durmiendo con Derek, pero es que siempre ha sido así y me daba cosa dormir en el sofá como dos extraños, y no quería enfadarme con Derek a esas horas y…
No me dejó terminar, sus labios ya estaban apretados contra los míos. Me dejé llevar. Hasta el punto de no darme cuenta de lo que intentaba Matt, se metió en mi mente revolviéndolo todo, sacudiendo mis pensamientos, hasta que puede comprender lo que hacía, intentaba despertarme. Lo último que pude oír fue como me decía.
-Lo siento Karen, no consentiré que duermas con otra persona que no sea yo. Así que ya puedes ir despertando y levantándote de donde estés….
Iba a protestar, pero cuando me di cuenta ya estaba despierta. Derek dormía profundamente y a mi me quedaba mucha noche de desvelo por delante.

7 comentarios:

Ani dijo...

Aquí va otro capitulo ^^ es que ultimamente ando muy liada, y a veces no me apetece escribir... :S siento tardar tanto, pero bien sabéis que esto lo hago por entretenimiento ya que cuando empecé con el blog no tenía pensado escribir nada jijiji.
A ver si empiezo a meterle algo mas de acción porque si no os vais a aburrir :S jeje
un beso y gracias por leer los capitulos y animarme!!!
besos

Flopii dijo...

Muy bueno!!!!! La verdad es que ya o se me ocurren más adjetivos para describir como me gusta lo que escribes, besos, sigue así. Flopii

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Que día llevo hoy. Dos veces se me fue la conexión, así que vengo rápido no vaya a ser que me vuelva a pasar lo mismo.

Como me gustan las historias donde los hombres se ponen celosos, disfruto un montón. Y tanto Matt como Derek lo estaban ¡Siiiiií!

Y como me reí con Matt, se le llevaron los demonios cuando se enteró que estaba durmiendo con su amigo en la misma cama. ¿Pues no la obligó a que se despertara? Jajaja.

Ani, por mucho que tardes en publicar te puedo asegurar que yo no me aburriré.

~Ade~

Sandra dijo...

Hola, pues acabo de leerme los 9 capítulos de golpe, y quiero más. Has conseguido engancharme y no me han parecido para nada aburridos. Además creo que están muy bien escritos. Un saludo y esperaré impaciente el siguiente

Ani dijo...

Me alegro de que te hallan gustado ^^ lo hago por puro entretenimiento y fue cosa de casualidad empezar la historia :D mañana subo el numero 10 q lo tengo escrito desde el lunes y no hay manera de meterlo jaja
bss

Anit dijo...

Pero que celoso es Matt, como si fuera su propiedad privada...muy interesaaaante

Anónimo dijo...

Uuuish,no me gusta nada lo celoso que se ha puesto Matt :@
Me siento como si fuera una historia real,jaja
Bueno,muchos besos,me estás inspirando un montón,y todo el misterio...jaja
Saludos: "La pasajera"

 
El placer de soñar leyendo © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina Related Posts with Thumbnails