MENTAL "Capitulo 5"

Me desperté, me sentía tranquila, relajada, totalmente descansada. Hacia mucho tiempo que no me encontraba así de bien. Mis primeros pensamientos a parte de notar la paz que embargaba mi cuerpo, fueron para el, para Matt. Me vi pensando en el casi sin querer, fui repasando cada minuto que había estado a su lado, cada palabra, cada gesto y sin poder evitarlo se dibujo una sonrisa en mi cara…. Entonces sacudí la cabeza enérgicamente como si así todos esos pensamientos fueran a escapar volando, pero no lo hicieron, seguían allí.
Después de varios minutos en algún lugar muy pero que muy lejano, miré el reloj, las 7 de la mañana, perfecto, era todavía temprano, hoy llegaría antes a trabajar, iría despacio sin tener que saltar las escaleras de tres en tres para no llegar tarde. Hoy me sentía con tanta energía que creía que podía hacer cualquier cosa que me propusiera.
Como había aventurado, llegue al trabajo andando tranquilamente, abrí la puerta despacio y entre en el bar. Mi compañera de trabajo, Sophie, se me quedo mirando bastante sorprendida y aunque no lo dijo en voz alta puede oír perfectamente en su cabeza “valla, al fin un día que llega temprano”. Me sonrió y me dio los buenos días.
Fue una mañana bastante relajada, me aburrí bastante y Sophie no era una compañía nada animada, la verdad es que no nos llevábamos demasiado bien, éramos muy diferentes, y había muchas cosas que no me gustaban de ella, una de las cuales era esas cosas desagradables que ella siempre estaba pensando de la gente, parecía que nunca nadie la caía bien. Así que me tuve que entretener yo sola para que la mañana se me pasara más rápida, no fue demasiado difícil hacerlo, ya que él ocupaba ya mis pensamientos.

Seguir Leyendo...


Eran las 4 en punto cuando salí, necesitaba aire fresco, necesitaba que ese aire me acariciara el rostro llevándose así todas mis preocupaciones. Llevaba toda la mañana pensando en Matt, dándole vueltas al hecho de que hubiera estado tan cerca de mí en la calle el día anterior. Si el me había estado siguiendo o lo que fuera que hiciese, quería decir que vivía por aquí, o que por lo menos no debía de andar demasiado lejos.
Mi mente funcionaba a pleno rendimiento, buscaba un modo de poder encontrarlo, de poder hablar con el. Por la noche no tuve ocasión de hablar con el de nada que aplacara todas mis preguntas, todas mis dudas. Necesita verlo en un sitio que no fuera esa pesadilla, en un sitio tranquilo, sin presiones…
Entonces cerré los ojos y me relajé, expandí mi mente y la abrí hacia el exterior. Empecé a escuchar todas las voces de esas personas que pasaban a mi alrededor, escuchaba tantos pensamientos de tanta gente distinta… ¿Cómo iba a encontrarlo en medio de tanto jaleo?, entonces recordé su voz, su manera de hablar, lo recordé a el, su cara, su sonrisa…me deje llevar buscando aunque fuera un leve resquicio, algo que me condujera por algún camino que me llevara a el. Entonces lo escuché, al principio era algo muy leve, como si estuviera muy lejos, pero de pronto lo empecé a sentir muy cerca, cada vez más, hasta el punto de sorprenderme….pero… ¿Cómo es posible? Si lo estoy notando muy cerca de mí, casi al lado…entonces una voz sonó detrás de mí.
-¿Se puede saber que haces con los ojos cerrados en medio de la calle? Me dijo una voz conocida.
Me sobresalté y mi cuerpo dio un respingo, abrí los ojos y me di la vuelta. Entonces lo vi, era Matt. Parecía imposible de creer pero estaba allí, de pie en frente de mí.
-¿Qué haces tu por aquí? Le pregunté.
-No me has contestado a mi pregunta, me dijo.
-Mmmm, pues estaba relajándome y respirando aire fresco, ¿es que no puedo o que? Le dije indignada.
Entonces el me miró y sonrió. Cogió mi mano y tiro de ella.
-Anda vamos, iremos a dar un paseo.
-¡Lo has vuelto a hacer!, ¡has leído mis pensamientos! Eres de lo peor, me prometiste que no lo harías, le solté enfadada.
-Te dije que lo intentaría, dijo burlón.
Entonces yo le solté la mano de un tirón.
-Y deja de cogerme la mano como si fuera una niña, ahora no estamos a oscura escapando de nadie.
-Mira que eres protestona eh!!, anda vamos, ya no te cojo la mano…
Empezamos a caminar uno al lado del otro en total silencio. Me sentía muy rara andando con el por la calle y la verdad es que apenas lo conocía y no sabía que decirle pero yo me consideraba una persona bastante habladora y sociable, así que empecé a hablar.
-La verdad es que te intentaba buscar, no se como, pero lo intentaba, quería encontrarte para hablar contigo, le dije.
-Pues hasta ahora estabas bastante callada….¿que querías hablar conmigo?
-Es que ayer apenas tuvimos tiempo de hablar y tengo tantas dudas…
-Es normal que tengas dudas, que te preguntes cosas. Esta claro que algo esta sucediendo, lo importante es saber lo que es.
-Pues no se que decirte, estoy demasiado perdida como para empezar por alguna parte a tirar de hilos, dije con un tono de tristeza en la voz.
-Empecemos por compartir información, tu me cuentas todos lo que sepas y yo te cuento todo lo que sepa yo, ¿Qué te parece? Me preguntó.
-Me parece bien, aunque creo que poca cosa te podré contar yo, pero bueno…
Nos sentamos en un banco algo apartado y empezamos por el principio.
-Nací en un pueblo a las afueras de la ciudad. Llevaba viviendo allí desde los 5 años. Desde que mis padres murieron más bien, luego me fui a vivir con mis tíos, hasta que hace tres años me vine a vivir aquí a la ciudad. Empecé por contarle.
El se me quedó viendo sin saber si preguntármelo o no, hasta que se decidió.
-¿De que murieron tus padres? Me preguntó dudando.
-No lo sé con claridad, la verdad. Yo era muy pequeña y no me acuerdo mucho de lo que pasó. Mis tíos no me han contado nunca demasiado. Me acuerdo que de un día para otro desaparecieron sin dejar rastro. Mis tíos vinieron a pasar unos días a casa y me dijeron que mis padres se habían ido fuera unos días, que volverían, pero la verdad es que nunca regresaron.
-¿Y que te decían tus tíos? Me preguntó.
-Pues al principio me daban largas, excusas. Fue pasando el tiempo y yo me fui acostumbrando a su ausencia… Y un día me dijeron que no iban a volver.
-¿Así si mas?
-Pues básicamente si. Ya te digo que era muy pequeña. Le dije
-Ya bueno, pero con el paso de los años te harías preguntas, digo yo que les preguntarías sobre lo sucedido ¿no? Me pregunto sorprendido.
-Pues claro que le pregunté, pero siempre que lo hacía me daban largas y me cambiaban de tema. Me decían que era algo que les producía mucho dolor y que no querían recordar.
-¿Y no te pareció extraño todo ese misterio?
-Por supuesto que si, llevo dándole vueltas todos estos años. Desde que ellos desaparecieron empecé a tener esas horribles pesadillas.
-¿Y le has hablado de ello a tus tíos?
-Al principio si. Me dijeron que todos los niños tienen pesadillas con monstruos, que no tuviera miedo, que no eran reales, que no me iban a hacer daño. Pero yo sabía que esa criatura era totalmente real y que realmente si me hacerme daño. Le dije asustada.
-Pero…¿Qué puede querer de ti esa cosa?
-No lo sé, pero yo creo que está buscando algo. Hurga en mi mente sin parar, busca desesperadamente entre mis pensamientos, pero nunca encuentra nada. Busca algo y piensa que yo lo puedo saber…
-¿Y tienes idea de lo que puede ser? Me dijo preocupado.
-Ojalá lo supiera, así podría acabar con todo esto. Tengo miedo, estoy muy asustada porque creo que esa cosa se está acercando mas a mi…
-¿A que te refieres Karen? Me preguntó algo sobresaltado.
-Pues que hace tiempo que estoy notando su presencia, y no me refiero por la noche en mis pesadillas. Si no de día, a veces la noto muy cerca de mí, en las sombras, acechándome, vigilándome. Cada día está mas cerca de mi Matt, lo noto. Le dije tremendamente asustada.
Entonces Matt hizo algo que me sorprendió bastante. Me cogió la mano con toda la ternura que jamás había sentido, tiró de ella y me abrazó.
Nos quedamos así, abrazados una eternidad, o por lo menos eso fue lo que me pareció a mí. Entonces acercó sus labios a mi oreja y me susurro…
-No te preocupes, averiguaremos lo que esta sucediendo. Yo te voy a ayudar. Me dijo tiernamente. Te prometo que mientras yo estea a tu lado esa cosa no te hará daño.
Entonces yo me aferré a el con mas fuerza y me sumergí de nuevo en sus brazos. Allí me sentía mas segura que en ningún otro lugar.

5 comentarios:

Ade dijo...

Me gusta que ella no logre quitarse de sus pensamientos a Matt y que él apareciese en cuanto ella le buscó con su mente.
Que buena pareja hacen estos dos.

Lo de los padres es bien extraño, aunque mucho más extraño es el que sus tíos nunca le contasen que pasó.

Cada capítulo que haces en mejor que el anterior, Ani.

Besos

Ani dijo...

Me alegro que te haya gustado Ade :) cada vez lo quiero ir haciendo mejor... xD
besos

Flopii dijo...

Que tierno!! Me encanta como las escritoras hacen que nos enamoremos de los personajes, y tú lo lograste!
Maravilloso Ani! Y ya no tengo otro para leer de inmediato :( Bueno, voy a esperar al siguiente, y consultar a la página tooooodo el tiempo!
Flopii

Ani dijo...

Flopi eres un sol!!gracias por leer todos los capitulos jijiji me alegro q te gustaran, a ver si este finde cuelgo otro xD
besos

Anit dijo...

Que tierno es Matt...pero que no se confie mucho Karen

 
El placer de soñar leyendo © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina Related Posts with Thumbnails